Piel flácida después de bajar de peso: ¡Elimínala ya!

Mantenernos siempre con el peso perfecto es uno de nuestros ideales máximos. Es una tarea ardua; ¡pero nada imposible! Con una buen rutina de ejercicios y una alimentación balanceada, se pueden obtener resultados impresionantes y un cuerpo aún más asombroso. Pero, ¿qué pasa cuando pierdes todo el peso de más que tenías? Muchas nos quedamos con otra terrible pesadilla: ¡La piel flácida!

La pesadilla después de bajar de peso: ¡La piel flácida!

¿Qué es la piel flácida?

La piel flácida es el resultado de un cambio brusco de peso. Sucede que cuando engordamos, la piel se estira y se amolda a la cantidad de grasa que tenemos. Si bajas de peso rápida e inadecuadamente, lo más probable es que experimentes flacidez en tu piel debido a que ésta tarda en volver a su lugar -sobre todo después de haber estado estirada tanto tiempo-.

Muchas mujeres se enfrentan a este problema después de bajar de peso considerablemente; pero hay que tener cuidado. En ese sentido, debes aprender a distinguir entre “piel flácida” y “rollitos de más”.

¿Piel flácida o rollitos? Son nuestros enemigos. Con disciplina y esfuerzo podremos deshacernos de ellos.

Determinar si tienes la piel flácida es súper sencillo. Para empezar, pellizcando la palma de tu mano te darás cuenta de que la piel, en sí, es muy delgada. Haz lo mismo en donde creas que se encuentra tu piel flácida -generalmente, ocurre en el abdomen-. Si no puedes estirar tu piel, reconocerás fácilmente que no es piel flácida, sino grasa acumulada. De lo contrario, estás enfrentándote a un problema de flacidez de la piel.

¿Por qué la piel no vuelve a su lugar?

  • El colágeno y la elastina

La piel tiene dos sustancias importantísimas: El colágeno, que le da la firmeza, y la elastina que -como podrás notar por su nombre- da elasticidad a la piel. Cuando estas sustancias comienzan a escasear en tu organismo, tu piel comienza a arrugarse y a descolgarse. La disminución de esta sustancia es natural conforme van pasando los años; pero si eres joven, no deberías pasar por este problema.

  • No le has dado tiempo

Cuando bajas de peso rápidamente no le da tiempo a la piel para volver a su lugar y recuperar la firmeza que había perdido después de estar estirada albergando grasa. Para ser más ilustrativos, imagínate una liga para el cabello que tuviste estiradísima por mucho tiempo. Ahora, imagina que dejas de estirarla; ¿vuelve a ser como antes? No; pierde su elasticidad.

  • La mala alimentación

la comida chatarra, llena delmidón y grasas son contraproducentes para la salud de tu piel

Todo esto empeora si no bajaste de peso correctamente. Es decir, si te mataste de hambre -o peor aún, sufriste algún desorden alimenticio- para bajar de peso, tu piel quedará aún más flácida. Esto se debe no solo a que la piel se estiró, sino a que una mala dieta y el poco consumo de agua reduce las cantidades de las proteínas colágeno y elastina. A eso añádele fumar, beber en exceso y consumir comida chatarra. Estas tentaciones están a la vuelta de la esquina, y sí, es difícil decirles que no, pero debemos de ser conscientes de que este tipo de alimentación deformará tu figura.

  • Otros factores

Evita fumar, beber en exceso, exponerte al sol en demasía y -sé que esto puede sonar complicado- evita estresarte y deprimirte para que los niveles de producción de proteínas se mantengan estables.

Este es un claro ejemplo de piel flácida después de baja de peso rápidamente

Porque una piel avejentada pierde su elasticidad y capacidad de contraerse naturales y es terrible el resultado cuando no se la ha hidratado ni protegido del sol y sus rayos ultravoletas. Seguramente habrás visto en las noticias esa foto terrible de un camionero, con la mitad del rostro saludable, pero con la otra mitad -la que por años se había expuesto al sol a través de las ventanas del vehículo- terriblemente avejentada, seca y flácida.

Así que ya lo sabes, ahora que se acerca el verano, a cuidar más nuestra piel.

¿Qué debo hacer para eliminar la piel flácida?

Haz ejercicios

Los ejercicios son la mejor alternativa. Ya sea que tengas brazos flácidos, o alguna otra parte de tu cuerpo que necesites mejorar, realiza ejercicios especializados para que tu piel vaya volviendo a su lugar, como los abdominales, las sentadillas o el levantamiento de pequeñas pesas. Además, con la formación de nuevo músculo fibroso, esas porciones colgantes de piel se irán acomodando a la nueva forma de tus brazos , piernas y torso.

  • Si tienes la piel flácida después del embarazo, esta rutina de ejercicios es perfecta para ti.

 

Ejercicios de alta intensidad

Si estás en el proceso de bajar de peso y no quiere sufrir las consecuencias, opta por ejercicios de alta intensidad. De hecho, los ejercicios intensos te ayudarán no solo a quemar grasas, sino también a tonificar tu piel. Del mismo modo, evitar matarte de hambre; mantén una dieta balanceada que complemente a tu rutina de ejercicios para solo perder grasas, y no agua y músculo.

Empieza por salir a correr para ganar resistencia y de paso quemar grasas. Si corres por una hora quemas unas 600 calorías. Luego entrénate con aeróbicos, con sentadillas, spinning o  ejercicios de mucho movimiento y exigencia física. Compleméntalos con pesas o lugas elásticas para producir más tensión muscular. Realiza los ejercicios empezando por mantenerte haciéndolos por un minuto, luego irás subiendo a 3 y así, hasta llegar a los 10 minutos sin parar. Deportes como el basket o el tenis también son bastante exigentes y te pueden ser de ayuda. Tambiém rutinas como las de la zumba. Yo llevo zumba hace unos meses ¡y me va de perlas!

Hay muchas rutinas de zumba que puedes encontrar, ya sea en una academia e incuso en la red, te paso una muy interesante. Está en inglés pero las instrucciones se entienden perfectamente:

Bebe mucha agua

Siempre bebe dos litros de agua al día. ¿Pero qué pasa si no te gusta el sabor del agua o se te hace difícil tomarla? Puedes tomar cualquier otro líquido, por ejemplo jugos, sopas, refrescos. Te recomiendo el jugo de piña, un excelente antioxidante. El de papaya también es bueno. Eso sí, olvídate de las gaseosas y los jugos envasados. Su contenido en preservantes y saborizantes son perjudiciales para tu salud. No lo olvides, mantente hidratada.

Cosmética para revitalizar la piel

Acompaña todo esto usando cremas reafirmantes e hidratantes para acelerar el proceso.  Las hierbas naturales también son una excelente opción. Prueba con la rosa mosqueta, romero, lúpulos, prímula y ginko biloba.

Aplícatelas concienzudamente siguiendo estrictamente las instrucciones del fabricante, así como del dermatólogo o médico a quien visites. de este modo verás mejores resultados y en menos tiempo.

Terapias regenerativas

Adicionalmente, puedes someterte a terapias, masajes, y a otro tipo de tratamientos no invasivos. La masoterapia por ejemplo es de gran ayuda para revitalizar la piel. Dolencias como la celulitis pueden combatirse mediante esta técnica. Consisten en sesiones de masajes bastante agresivos lo que hace que la circulación del sistema linfático y sanguíneo se revitalicen y desintoxiquen, los cúmulos de grasa se irán moviendo y desplazando de las capas de piel.

Cirugía

Eso sí, si la flacidez de tu piel es reflejo de un brusco cambio de peso de más de 10 o 15 kilos, que haya dejado grandes porciones de piel colgante en tu cuerpo. debes ir pensando en una cirugía. Una cirugía estética eliminará esas grandes porciones sobrantes de piel y te devolverá la figura y aspecto que buscas. Pero no lo olvides, esto solo es en casos extremos (por ejemplo para una ex obesa mórbida).

Ante todo, dale tiempo a tu piel para que recupere la firmeza de antes; no esperes resultados de la noche a la mañana. ¡Mucha calma y paciencia!

Imágenes: blogcvtips, smarthealthshop, Telegraph, TamaraSpa,

Etiquetas : , , , ,

¿Te gustó? Ahora COMPARTELO en tus Redes Sociales

Artículos relacionados

Acerca del autor

Escrito por Fiorella Ramos

Comunicadora Social, sanmarquina, pseudocantante, beatlemaníaca. Fan de la música, los Beatles y los makis.