¿Cómo perder peso después de la cesárea?

Una de nuestras preocupaciones, ya sea si planeamos tener hijos o si ya estamos con ese nuevo ser en nuestro vientre, es cómo recuperar el peso ganado una vez que haya nacido, sobre todo si nos habremos sometido a una cesárea.

Cuando nos embarazamos de hecho, la felicidad nos embarga, estamos con un nuevo ser dentro de nosotras, condición maravillosa de la que, únicamente nosotras podremos disfrutar (sí amigas lectoras, los hombres jamás podrán siquiera tener idea).

Sin embargo, a esta felicidad que se suma a nuestras vidas, viene también la posibilidad de quedarnos, una vez que nazca el niño, con esos kilitos de más que tanto tememos.

Y esta es la preocupación de muchas mujeres. Incluso, por ahí he escuchado comentarios de chicas que le temen al embarazo por esta razón.

Aunque yo no tengo hijos, y no llevo este temor dentro de mí, escribo esta nota, a nombre de todas aquellas mamás que desean perder de peso luego del nacimiento de sus retoños, sobre todo cuando han pasado por una cesárea.

¿Qué es una cesárea?

La cesárea es un tipo de parto que consiste en una incisión en la zona del bajo abdomen. De esta manera se logra extraer al bebé del útero materno. El corte que se realiza es horizontal pues facilita la recuperación de la madre, evita el daño a los músculos del útero, por lo cual será posible dar a luz por parto natural en una siguiente vez.

La cesárea se prescribe cuando por alguna o muchas razones, la vida del bebé y de la madre se ponen en riesgo, aunque hoy en día,  las cada vez más altas tasas de cesáreas en vez de partos naturales en clínicas y hospitales, hacen señalar a muchos que esto es más producto de la conveniencia económica que resulta para los nosocomios que de una verdadera necesidad médica para la paciente.

Estas son las causas por las que se prescribe una cesárea:

  • El cordón umbilical está peligrosamente enredado en el bebé.
  • La madre ha tenido una cesárea anterior hasta 10 años antes).
  • La madre tiene la pelvis muy estrecha, malformada.
  • Disminuye la frecuencia cardíaca del bebé.
  • Pre-eclampsia o eclampsia en la madre.
  • Período de labor demasiado prolongado o dilatación muy lenta.
  • Bebé muy grande o bebé prematuro.
  • Pedido expreso de la madre (no soporta los dolores del parto, ni el tiempo de la labor), fatiga materna.

La recuperación después de la cesárea

No pienses que apenas salida de la cesárea ya estarás haciendo ejercicios. La cesárea es una operación abdominal, una cirugía, que, como cualquier otra, tiene sus riesgos y su periodo de recuperación.

Las primeras doce horas por ejemplo, sentirás molestias que se irán aliviando con el paso del tiempo. Se te irán suministrando medicinas por la vía epidural para aliviar el dolor y prevenir las infecciones. Todavía no podrás incorporarte, pero sí amamantar a tu bebé. Y el médico te recomendará no hablar en ese tiempo, pues se te pueden formar dolorosos gases.

Al siguiente día ya tendrás que ir dando tus primeros pasos, esto es crucial para evitar los coágulos, gases y recomponer en general tu organismo. Será difícil, pero poco a poco, lo irás logrando, siempre con ayuda en un comienzo. Continuarás con la medicación para el dolor una semana más.

En unos 4-6  meses promedio estarás ya en condiciones de retomar tu vida, como habitualmente era. Debes obtener el permiso de tu médico para iniciar un programa de ejercicios para recuperar tu peso.

Cómo recuperar tu peso

Recuperar tu peso no será tarea fácil luego de un embarazo y parto por cesárea. Ni pensar en dietas extenuantes pues no debes dejar de ingerir los nutrientes que tu bebé necesitará a través de la lactancia. De hecho, lactar contribuirá también a que tu peso baje, pero debes tener en cuenta todas estas características antes que nada.

La trainer profesional Carol Quiroz, nos aconseja que antes que nada, debemos tener el permiso de nuestro médico de cabecera para comenzar a hacer ejercicios. Si la estrenada mamá, ha sido una persona que ha hecho deporte antes, el tiempo aproximado para comenzar a ejercitarse, puede estar entre los dos y tres meses. Pero para quienes recién piensan hacer ejercicios, el mínimo será de seis meses.

Ahora bien, ¿con qué tipo de ejercicios se comenzará a entrenar? La especialista nos dice que los ejercicios deben darse de a pocos, comenzando por rutinas muy suaves que no comprometan la zona abdominal.

“Las costuras externas de la cesárea son las que cicatrizan primero y las internas son las que demoran más, por ello, es preferible que la zona del abdomen comience a trabajarse luego de un año. Se puede ir trabajando brazos o piernas, utilizando con mancuernas pequeñas, de poco peso, pero esto se compensará con más repeticiones”.

Para comenzar tu programa de ejercicios, te recomiendo las siguientes actividades:

  • Caminar

Empieza por una de las más efectivas pero nada extenuantes actividades: caminar. Sal a caminar durante media hora diaria. primero camina como si estuvieras de paseo, por una semana. Luego, inicia tramos de caminatas rápidas que duren unos dos minutos, para luego volver al ritmo habitual.

A las semana subsiguientes incluye subir y bajar escaleras. Subir escaleras representa 8 veces el esfuerzo que se hace al caminar. Esto sin duda contribuirá a la quema de calorías de más. Sube unos 10 peldaños y luego bájalos, sin sobre-esfuerzos, suavemente.

  • Estiramientos

Los ejercicios de estiramientos, es otra de las rutinas que la trainer Carol Quiroz nos recomienda. Realízalos de manera suave y controlada, sin esfuerzo y con pausas entre serie y serie.

  • Ejercicios suaves

Realiza ejercicios abdominales suaves, una vez que estés totalmente restablecida, y como te dije líneas arriba, con el visto bueno de tu ginecólogo. A modo de ejemplo, aquí te paso 3 ejercicios prácticos que puedes realizarlos en 3 series de 20 repeticiones:

  1. Empieza tendiéndote en el suelo con las piernas recogidas. Luego levántalas llevando lentamente las rodillas hacia el pecho. Retenlas allí por 5 segundos y luego las bajas.
  2. En la misma posición, recoge las rodillas hacia el pecho, pero luego llévalas a un costado de tu vientre, y luego al otro.
  3. De pie, con las piernas separadas y ligeramente flexionadas, comprime ligeramente tu abdomen, para luego relajarlo.

Dieta de calidad, no de cantidad

No olvides que ningún ejercicio será efectivo sin una dieta adecuada. Cuando digo dieta, no me refiero a suprimir alimentos, sino a escoger mejor los alimentos que comemos. Las verduras, frutas y sobre todo el agua deben estar presentes en tus comidas. Evita las frituras, grasas, azúcares y harinas.

En verdad, esta dieta debería comenzar incluso antes del embarazo, sin embargo, muchas mamás sucumben ante los antojitos y terminan ganando muchos más kilos de lo permisible (una embarazada debe tener 12 kilos de más en el último trimestre del embarazo). Otras creen erróneamente que al estar embarazadas hay que alimentarse por dos.

Lo que hay que hacer es enriquecer la dieta con alimentos nutritivos y naturales: carnes, pescados, verduras y frutas, mucha agua (recuerda que al agua quema las grasas) y mantenerse en movimiento. Sé paciente, y verás que los resultados irán apareciendo poco a poco.

Te dejo con este interesante video que te dará más información sobre este tema. te recomiendo que lo mires y escuches atentamente:

¿Sabías que…..?

  • La cesárea se practicaba desde la antigüedad.
  • Cesárea viene de lex caesarea, una ley romana que permitía extraer al bebé si la mamá estaba moribunda.
  • Una mujer de México, Ines Ramírez se practicó la cesárea a sí misma por encontrarse sola y tras un largo periodo de labor infructuosa. Ella y su hijo sobrevivieron.

Imagen: MamasYbebes, Bebes, Embarazo-online, Tobinatal, MiMediaNaranja, Solobebes.

Etiquetas : , , ,

¿Te gustó? Ahora COMPARTELO en tus Redes Sociales

Artículos relacionados

Acerca del autor

Escrito por Carla Gonzales

Egresada de Literatura en la UNMSM, periodista y correctora de textos y estilo. Actividades: leer, escuchar rock clásico, jazz, blues, proyectos literarios.

Visítanos en