¿Qué engorda más? ¡Hábitos que debes dejar!

Realmente, muchas de las calorías que ingerimos ingresan a nuestro organismo de una manera poco consciente y luego nos andamos preguntando cómo así aumentamos un par de tallas de pantalón, si comemos exactamente lo mismo que hace un par de años.

Con respecto a eso tenemos dos explicaciones posibles. La primera es que es inevitable que con el tiempo, si no hacemos, nuestro metabolismo se vuelva más lento. ¿Cómo se traduce eso exactamente? Si antes gastábamos, por ejemplo, 120 calorías caminando 1,5 kilometros, ahora tal vez solo gastes 90 o 100. Lo segundo, es que aún cuando creas que tus hábitos siguen siendo los mismos, hay conductas que pueden estar sumándote calorías casi sin notarlo.

¿Qué hábitos debes evitar para no engordar? Voy a enumerar algunos que son bastante comunes, pero que tienen consecuencias negativas en nuestro peso.

1. Corredores equivocados del supermercado

Uno de los errores que cometemos cuando vamos a hacer las compras es que terminamos comprando exactamente esas cosas que no nos hacen nada bien, como postres envasados, comidas enlatadas o congeladas, embutidos o jugos artificiales. Son justamente estos productos los que más kilos nos aumentarán.

¡Es tan simple como evitar estos corredores! Lo bueno de estas tiendas es que cada cosa tiene su zona, así que si ves el corredor de golosinas, tan solo pásalo de largo, antes que te provoque todo lo que ves.

2. No notas que comes

Como te decía, muchas de las calorías que ingerimos ni siquiera las disfrutamos. Un error muy clásico es el de comer viendo televisión. Comes de tal forma que, al terminar, sientes que aún no estás satisfecho y corres a la cocina buscando “algo más”.

Haz un experimento: come exactamente lo mismo un día viendo televisión, y otro, tomándote realmente tu tiempo sin otra actividad y disfrutando cada bocado. Te darás cuenta de que solo en el segundo caso, estarás totalmente satisfecha.

3. Te saltas el desayuno

¿Recuerdas lo que te contaba sobre el metabolismo y cómo este se va haciendo más lento, con lo que te demoras más en gastar las calorías? Bueno, la manera más efectiva de desacelerarlo es no tomando desayunando.

¿Por qué? Mientras estás dormido tu cuerpo va gastando energía, al levantarte tu cerebro pide comida. Si no se la das, comienza a jalar nutrientes de tus músculos (no tu grasa) y se vuelve más lento el proceso de quemar durante todo el día con el fin de “resistir” el hecho de que no le des alimento cuando lo haya requerido.

4. No dormir tus ocho horas

¿Te parece contradictorio? Pues no lo es, en realidad tiene que ver con un tema hormonal. Cuando no duermes, la hormona “grelina” se eleva, y provoca que sientas más apetito. En cambio, la hormona “leptina” disminuye, con lo que no te sientes satisfecha después de haber comido. Así que a partir de ahora, cuida tu sueño para no engordar.

5. Olvidar las proteínas

Los alimentos se dividen en diferentes grupos: carbohidratos, lípidos y proteínas. Ninguno es mejor que otro, sino que cada uno cumple diferentes funciones. Lamentablemente, muchas veces nuestra dieta está llena de carbohidratos (harinas, frutas, verduras, dulces, etc.) y nos olvidamos de las proteínas.

¿Por qué son tan importantes? Mientras los carbohidratos nos dan energía, las proteínas son básicamente estructurales, ellas conforman nuestro organismo y son las que crean músculo. Cuanto más músculos tengamos, en lugar de grasa, más rápido también será nuestro metabolismo. Así que absolutamente en todas tus comidas, inclúyelas. Las carnes, el huevo y los lácteos, las contienen.

6. No tomar suficiente agua

Cuántas veces debes de haber escuchado que es vital tomar agua, porque es necesaria para casi todos los procesos que se dan dentro de un organismo. Así de simple: sin ella no podemos vivir. Pocas son las personas que toman la cantidad de agua suficiente (8 vasos al día), pero sabes qué es peor, que al final confunden la sed con el hambre.

Aunque el cerebro está pidiendo agua, pensamos que tenemos hambre y terminamos comiendo más de lo que en verdad necesitamos. Otro gran error es tomar bebidas con azúcar en lugar de agua. Además de ingerir calorías vacías, no estamos realmente saciándonos y probablemente en poco tiempo sintamos nuevamente que necesitamos ingerir líquido.

¿Con cuál de estos hábitos te has identificado? ¿Cuál cometes con mayor frecuencia? ¡Déjalos de lado y pronto verás que no necesitas un nueva talla de pantalón.

Imágenes: nutritionteam, chicanol, lineayforma, hispavista, revistabuenavida, librate, viviendosanos, engordar

Etiquetas : , ,

¿Te gustó? Ahora COMPARTELO en tus Redes Sociales

Artículos relacionados

Acerca del autor

Escrito por Irina Melgar

Mi pasión es escribir, el cine y caminar...!