¡Consejos prácticos para combatir la ansiedad!

La ansiedad es uno de los problemas psicológicos más frecuentes en las sociedades modernas. Ante los problemas a los que nos enfrentamos hoy en día, como el compaginar trabajo y familia, y en algunos países además enfrentarnos a la crisis, ocasionan su aparición.

Cuando nuestro cerebro interpreta que existe una amenaza, entonces inmediatamente aparece un mecanismo de defensa que nos ayuda a reaccionar. El problema surge cuando la realidad no se interpreta como deberíamos y vemos un peligro allá donde no existe, entonces es cuando aparece la ansiedad como un trastorno negativo.

Y es que vivimos en una sociedad de continuos cambios, y no siempre sabemos adaptarnos a ellos. Pero no por eso debemos dejarnos ganar por sentimientos negativos, afrontemos la ansiedad con pensamientos positivos y técnicas de relajación. Esto último es lo que siempre aplico cuando siento que no atravieso un buen momento (algo que a todos nos ha sucedido en alguna ocasión).

¡Vamos a relajarnos!

Las técnicas de relajación son siempre aconsejables. Emplear sencillas técnicas que podemos llevar a cabo en pocos minutos y en cualquier lugar, nos ayudan a sentirnos mejor en todo momento. Un sencillo ejercicio puede ayudar a controlar momentáneamente aquellos instantes de angustia, cuando nos sentimos saturadas o debemos afrontar un determinado momento difícil.

  • Busca un lugar tranquilo en casa puede ser tu habitación o la sala de estar; y en el trabajo, la sala de descanso. Adopta una posición que te resulta cómoda, sentada o mejor aún, si puedes, tumbada. A continuación, coloca tu mano derecha en el pecho y la izquierda bajo el vientre.

  • Para relajarnos debemos respirar con el abdomen, practica inspirando y estirando mientras notas cómo el aire ocasiona que “crezca” tu vientre. Toma el aire de forma lenta y profunda por la nariz, retenlo durante unos segundos y expúlsalo lentamente por la boca, presionando un poco el abdomen para asegurarte que echas todo el aire.
  • Todo ello lo hacemos intentando concentrarnos en cada movimiento. Repitamos este ejercicio varias veces (se aconseja un mínimo de cinco repeticiones para obtener la sensación de bienestar que buscamos).

Prácticas muy relajantes…

Acudir al gimnasio o a un centro de bienestar, es una buena alternativa para mantener un estado de relajación permanente y así afrontar mejor las situaciones que puedan producirnos ansiedad.

El yoga, por ejemplo, trabaja la fuerza mental, la respiración y nos hace tomar mayor conciencia corporal. A pesar de que ahora llevo unas vacaciones prolongadas, el yoga es mi actividad relajante favorita; tiene un efecto calmante, así después de cada sesión me encuentro en equilibrio mente y cuerpo.

A través de suaves secuencias de movimientos y el control de la respiración abdominal, el tai chi trabaja la concentración y la armonía cuerpo-mente. ¡Ojo!, no es una actividad para la tercera edad, todos nos podemos beneficiar con la práctica.

Y por último, el completo Body Balance, que combina en cada sesión los principios de varias disciplinas, principalmente pilates, taichi, yoga y técnicas de relajación.

No dejes que la ansiedad dañe tu calidad de vida. Sigue nuestros consejos ¡y lograrás recuperar el buen ánimo y el optimismo ante la vida!

Imágenes: WebdeYoga, BellezaEsteticayModa , Nosotros2, TenerBuenaSalud. Hablaconpaula

Etiquetas : , , , , , ,

¿Te gustó? Ahora COMPARTELO en tus Redes Sociales

Artículos relacionados