Bicicleta plegable: una gran alternativa para hacer deporte y moverse

¿Te gusta montar bicicleta pero tienes poco espacio y tiempo? Apúntate a las bicicletas plegables, una interesante alternativa para que vayas a donde quieras sin preocuparte de estacionarla o de dónde dejarla.

Montar bicicleta es uno de los ejercicios más recomendados para la salud, así como el sistema de transporte considerado alternativo a los automóviles y buses que no hacen más que contaminar el medio ambiente. En urbes gigantes como Sao Paulo, México o Buenos Aires, la calidad del aire que se respira va cada vez más en desmedro a causa de la excesiva cantidad de automóviles, buses, camiones y motos que con el humo de sus tubos de escape contaminan nuestros pulmones.

Además de ello, debemos sumar que, la mayoría de nosotros practicamos un estilo de vida que se resume a estar sentado todo el día frente al monitor, con una alimentación pobre en verduras y frutas y muy rica en comida chatarra, grasas y frituras. Todo esto nos crea problemas de salud como la obesidad, hipertensión, diabetes, entre otros males.

Por ello, nutricionistas y médicos nos recomiendan movernos, hacer deporte, ya sea en un gimnasio o aprovechando los beneficios múltiples que nos trae la bicicleta: no solo trabaja el sistema cardiovascular, las piernas y brazos, sino que es un medio de transporte que no cuesta nada, es sencillo de utilizar, práctico y que, definitivamente te hará ahorrar dinero.

Pero si, como yo, vives en un lugar muy pequeño, o no tendrías dónde estacionar la bicicleta si te vas al trabajo o tienes que tomar el bus, tren o metro para distancias muy largas, la bicicleta plegable puede ser lo que tú necesitas para no darte más excusas y hacer deporte, a la vez que movilizarte sin costo adicional.

Pequeña pero muy práctica

La bicicleta plegable puede parecer a primera vista, una bicicleta para niños por el tamaño de sus ruedas, que suelen ser aro 20 (20 pulgadas de diámetro). Las bicicletas convencionales van entre los aros 26 o 28. Sin embargo, el tamaño de las ruedas no hacen significativa mella en su velocidad que es la suficiente como para transportarte de casa al supermercado, trabajo, biblioteca o sitios relativamente cercanos, como a los que viajarías en una bicicleta convencional.

Lo interesante de la bicicleta plegable es que, no tendrás los problemas de la bicicleta común que son el tener que dejarla en algún lugar reservado para el estacionamiento de bicicletas, o en el peor de los casos, en la mayoría de los lugares nos prohíben meterla, como por ejemplo en los transportes públicos como el metro, el tren o los buses.

En algunos lugares, como la ciudad en que vivo, no hay suficientes estacionamientos para bicicletas, por lo que llevar una es casi un intento inútil. ¿Dejarla en un poste? ni hablar. En mi ciudad las tasas de robos son altas, por lo que no me arriesgaría a dejarla prácticamente a merced de los delincuentes. En este caso, con una plegable soluciono el problema, pues la doblo y recojo de modo que esta queda reducida al tamaño de una de sus ruedas, y con facilidad la puedo cargar, a modo de maletín o mochila.

¿Cómo funciona una bicicleta plegable?

La bicicleta plegable tiene un sistema de bisagras en el manubrio y el cuadro, por lo que esta se puede doblar y plegar, reduciendo su espacio físico. Asimismo, se pliega la zona del asiento, de modo que esta queda reducida a un cuarto de su tamaño.

Las llantas pequeñas pueden hacer que el viaje no se sienta tan suave, pero las nuevas herramientas que nos da la tecnología hacen que las calidades de las llantas y de los cuadros aligeren este problema. Ahora existen plegables con neumáticos de carbono, estructura de titanio y sistema de suspensión para hacer el viaje más cómodo y seguro, Asimismo, el sillín o asiento pueden ser de muchos y variados materiales y los colores, lo hay hasta a pedido del cliente.

Las velocidades que alcanzan las plegables pueden alcanzar fácilmente las de una bicicleta promedio, por lo que no tendríamos que preocuparnos de ello. Además, por ser una bicicleta urbana, no necesitamos velocidades superiores como para una competencia, sino un alcance regular que nos permita llegar fácilmente a nuestro destino.

Y hay que decirlo, el diseño es atractivo. Una de las bicicletas plegables más populares en el mundo, la Brompton, tiene unos modelos realmente encantadores, tanto desplegadas como dobladas, lucen geniales.

Una alternativa perfecta

La bicicleta plegable puede ser tu alternativa perfecta, si no hay espacio en tu depa para una normal. Yo tengo ese problema y tengo que prestarme de un lugar para dejar la mía. Pero a una plegable la podemos acomodar detrás del mueble de la compu o hasta debajo de la cama y sin problema alguno estarán allí esperando el próximo uso.

Además, como dije más arriba, los diseños son encantadores. Tienes la posibilidad de añadirle accesorios como canastilla para llevar tus cosas y comprarle una funda para llevar mientras esté plegada. Las velocidades son buenas y es el pretexto perfecto para ir a todos lados y a la vez hacer deporte y moverse ahorrando una significativa suma de dinero si se lo quiere ver desde ese punto de vista y haciendo un presupuesto mensual.

Recuerda que pedaleando, perdemos una gran cantidad de energía por lo que también quemaremos mucha grasa y toxinas. Emplea la velocidad que quieras para ir tranquila a tu destino sin llegar sudando o agitada. Este punto es una de las grandes preocupaciones de nosotras las chicas, pues a veces tenemos que acudir a nuestros trabajos maquilladas, peinadas y bien presentables.

Y aunque te encuentres con que el precio puede ser un tanto más elevado que la clásica bicicleta, en realidad verás que es una gran inversión, y sobre todo, tu cuerpo te lo agradecerá.

Imagen: Brompton, Hajthato, CD&IBlog, Bold, Tubulocity.

Etiquetas : , , , ,

¿Te gustó? Ahora COMPARTELO en tus Redes Sociales

Artículos relacionados

Acerca del autor

Escrito por Carla Gonzales

Egresada de Literatura en la UNMSM, periodista y correctora de textos y estilo. Actividades: leer, escuchar rock clásico, jazz, blues, proyectos literarios.