Consejos para aprovechar las horas de sueño

Nuestras horas de sueño son muy importantes para nuestra salud, nos permiten recargar energías para rendir al máximo a la mañana siguiente. Pero muchas veces nos levantamos con sueño a pesar de haber dormido las horas suficientes.

Cómo en todo, no se trata sólo de cantidad, sino de calidad. Nuestros hábitos para dormir influyen mucho en la calidad del sueño. Si mejoramos nuestros hábitos, podremos aprovechar mejor estas horas.

Tener un horario regular: quizá esto sea lo más difícil debido a nuestras múltiples actividades, pero no olvidemos que la meta es rendir al máximo durante el día. Debemos establecer una hora para acostarnos y una hora para levantarnos.

Esto incluye fines de semana también, se debe volver un hábito. Si un día nos acostamos un poco más tarde, no hay que dormir más. Lo que hay que hacer es levantarse a la hora fijada y si estamos cansados, tomar una pequeña siesta después del almuerzo.

En el caso contrario, si estamos con sueño antes de nuestra hora, tampoco hay que irse a dormir. Llama a alguien por teléfono, arregla tus cosas para el día siguiente; realiza alguna actividad tranquila que tampoco te quite totalmente las ganas de ir a dormir

Tener una habitación que invite al sueño: el espacio donde dormimos debe ser el adecuado para esta actividad. Debe tener una temperatura adecuada, oscura y sin ruidos molestos.

Muchos ya nos hemos acostumbrados a dormir con ruidos como aviones o camiones en la calle. Pero, aunque no lo notemos, esto disminuye la calidad de nuestro sueño. Así que si vivimos donde hay permanentemente ruidos, hay que “cubrirlos” con alguna música relajante o ruido blanco

Crear una rutina antes de dormir: El momento de dormir es cuando nos desconectamos de todo. Así que es importante darnos un tiempo para relajarnos, quizá una pequeña rutina de estiramiento o un baño caliente que le indique a nuestro cerebro que es hora de “desconectarse”

Esto implica no dormir con el televisor encendido, esto reduce también la calidad del sueño. Y también significa reservar la cama para dormir, no llevemos nunca trabajo a la cama. La cama debe ser un lugar exclusivo para el descanso y el  relax.

Cuidar nuestra alimentación: nada de café, alcohol o comidas pesadas antes de dormir. Si tenemos hambre un bocadillo ligero será suficiente. Tampoco hay que tomar mucha agua en la noche para evitar levantarnos varias veces para ir al baño.

El ejercicio regular también nos ayuda a mejorar nuestras horas de sueño. Eso sí, no los hagamos antes de ir a dormir. La mañana y la tarde son el mejor momento para esta actividad.

Si seguimos estas pautas no deberíamos necesitar un despertador para levantarnos en las mañanas. Nuestro cuerpo solo, al haber logrado un descanso adecuado, nos despertaría sin problema.

Fuente: Help Guide

Imágenes: Vitadelia, Femenino

Etiquetas : , ,

¿Te gustó? Ahora COMPARTELO en tus Redes Sociales

Artículos relacionados

Acerca del autor

Escrito por Vicky Sampi

Publicista de 1.54 mts. con aficiones periodísticas, gusto por la lectura, el vino, las caminatas y la buena compañía. Muy pronto aprendiz de cocina (nuevamente).