Qué es la vesícula perezosa

Cuántas veces, al ser presas de la ansiedad o simplemente por un apetito voraz, nos hemos dado “la comilona” de nuestras vidas, incluso sabiendo que lo que ingerimos nos puede caer pesado y ocasionarnos un gran malestar.

Entonces, al día siguiente nuestros temores se hacen reales y tenemos que comer más ligero para calmar la aparente indigestión. El problema es cuando esa sensación de llenura se extiende más allá de las 24 horas, ocasionándonos no solo dolor, sino también una creciente preocupación por nuestra salud.

vesiculaperezosa1

Experimentar esa pesadez, acompañada de distención abdominal y flatulencias o gases puede ser síntoma de diferentes afecciones relacionadas con el aparato digestivo, entre ellas, problemas relacionados con un órgano al que solemos castigar debido a nuestros excesos “alimenticios”: la vesícula.

Dentro de estas afecciones, la llamada “vesícula perezosa” (o disquinesia biliar, según la terminología médica) es una de aquellas no siempre se detecta en los primeros exámenes, pero cuyos estragos se dejan sentir tarde o temprano. Además de dolor y dificultades digestivas de tipo recurrente, provocan una marcada intolerancia a los alimentos grasos.

A menos de que no tomemos las precauciones del caso ni sigamos religiosamente las recomendaciones del doctor, el problema de la vesícula perezosa puede volverse crónico.

vesiculaperezosa2

De ahí que sea necesario organizar nuestras comida, dándoles un tiempo prudencial para su adecuada digestión, así como fraccionándolas en pequeñas porciones para favorecer a la misma. Igualmente, al elegir un horario de alimentación, debemos tratar de respetarlo todos los días porque el más mínimo desajuste puede ser fatal.

Un tratamiento con pastillas puede normalizar la vesícula perezosa. Sin embargo, cuando hay problemas biliares que se presentan varios días seguidos, lo más probable es que el médico nos indique una intervención quirúrgica mediante cirugía laparoscópica. Afortunadamente, la operación no es riesgosa y podemos continuar nuestras vidas normalmente. Pero como siempre digo, más vale prevenir que lamentar, incluso si nos cuesta habituarnos a ello.

Fuente: Aprender a Comer, Eroski Consumer.

Imágenes: Pensar en mujer, Eroski Consumer.

Tags Blogalaxia: salud, enfermedades, vesícula perezosa.

¿Te gustó? Ahora COMPARTELO en tus Redes Sociales

Artículos relacionados

Acerca del autor

Escrito por Vicky Sampi

Publicista de 1.54 mts. con aficiones periodísticas, gusto por la lectura, el vino, las caminatas y la buena compañía. Muy pronto aprendiz de cocina (nuevamente).

Visítanos en