Los beneficios de los alimentos amarillos

El color amarillo no solo es sinónimo de optimismo y suerte, también influye positivamente en la alimentación. Si buscas una fuente de la juventud natural, entonces debes consumir duraznos (melocotones), plátanos, patatas, piñas, limones, etc.

Frutas y verduras de color amarillo que son ricas en betacarotenoides, las sustancias que le permiten al hígado sintetizar la vitamina A, resultan indispensables para tener una piel perfecta: tersa y elástica. Pero eso no es todo, estos vegetales tienen un alto poder antioxidante, ideal para cuidar nuestro organismo por dentro y por fuera.

Línea y Forma, en esta oportunidad comparte contigo los beneficios de las siguientes frutas y verduras rejuvenecedoras, todas ellas comparten una característica, el color amarillo:

  • Ciruelas amarillas.

Son las más jugosas y crujientes entre todas las variedades de ciruelas, y también las que contienen mayores sustancias nutritivas. Además de agua, las ciruelas amarillas aportan importantes cantidades de azúcares y fibras, siendo recomendadas para restituir los líquidos perdidos y para ayudar al correcto funcionamiento del intestino.

  • Carambolas.

Al cortarlas en rebanadas parecen graciosas estrellas. Esta fruta tiene algo mágico y romántico, su pulpa jugosa es ligeramente agridulce y aromática. Contiene pocos azúcares y mucha agua, por lo que resulta muy refrescante. Ideal para el verano, cuando se trata de adornar cócteles, ensaladas y platos asados.

  • Platanos.

Ricos en azúcares y potasio. Esta última sustancia es la que los hace especiales en una dieta, ya que cuando realizas ejercicio y sudas, el cuerpo pierde muchos líquidos y sales minerales. La carencia de potasio puede causar fuertes calambres en los músculos, para prevenirlos inclúyelos siempre en tu dieta, en especial si eres muy activa.

  • Piñas.

Además de ser realmente exquisitas, contienen vitaminas, sales minerales y hierro, lo que permite mantener en perfecto funcionamiento del organismo, mientras está en proceso de limpieza. A su vez la bromelina, una enzima contenida en grandes cantidades en la piña, ayuda a digerir las proteínas.

  • Limones.

Ya sean pequeños con cáscara muy fina y muy jugosos o grandes con la cáscara dura, los limones son todo un concentrado de carotenoides y polifenoles. Estas sustancias los protegen de los rayos ultravioleta manteniendo intacto su contenido de vitamina C, indispensables para reforzar las defensas del organismo.

  • Melocotones (duraznos).

Contienen un alto porcentaje de agua, por ello son tan refrescantes, además son ricos en vitaminas. Sin embargo, no es en la pulpa donde se encuentran las vitaminas sino en la cáscara. Así que no la retires, basta con lavarlos bien antes de saborearlos.

  • Patatas (papas).

En sus diversas variedades es muy digerible, además sacian rápidamente el apetito gracias al almidón que contienen. Antes de hervirlas, lávalas muy bien y no le quites la cáscara. Las papas contienen vitaminas, especialmente la C y minerales, sobre todo potasio.

Fuente: Manual Vivir Mejor.

Imágenes: LasAlasdelLobo, Verema, CocinayRecetas, FondoGastronomico, ViveSana, Fao, Fruvenca.

Etiquetas : ,

¿Te gustó? Ahora COMPARTELO en tus Redes Sociales

Artículos relacionados

Visítanos en