Deliciosas salsas light para pastas

El verano lo tenemos encima y lo que menos queremos es perder la línea. Tampoco queremos privarnos de esos gustitos que tanto nos gustan, por el simple hecho de que nos engordan.

Uno de los gustitos que nos encantan es comer pastas. En todas sus variedades -spaghettis, ravioles, lasañas, fettuccinis- nos fascinan, pero siempre tenemos esa idea de que nos engordan y por eso no los consumimos.

Las pastas, de por sí, tienen pocas calorías: en 160 gramos de spaguettis tenemos 233 calorías. Lo que sí le aumenta el nivel calórico es la salsa con la que acompañemos nuestras ricas pastas.

La idea de hoy, en Línea y Forma, es darles algunas recetas de salsas lights para que no dejen de comer esos ricos spaghettis este verano. Los aceites vegetales y carnes los deben suprimir para que las calorías sean menores. Tomen nota.

Salsa Roja Light con Champiñones

  • 1 kg de tomates maduros
  • 1 cebolla mediana
  • Un puñadito de Albahaca
  • Media taza de champiñones
  • Aceite de oliva, cantidad necesaria
  • Ajo picado al gusto
  • 1 cucharadita de azúcar
  • Sal y pimienta al gusto

En una sarten fríe los ajos y la cebolla en un poco de aceite de oliva. Cuando esté a media cocción, añade los tomates cortados en cuadritos, sin piel ni pepas. Deja hervir estos tres ingredientes por unos 7 a 10 minutos para que el tomate bote todo su jugo y luego añade los champiñones en láminas. Cierra el fuego y agrega este puré a la licuadora. Añade la albahaca, el azúcar y la sal, y licúa bien.

Salsa Blanca -o Bechamel- Light

  • 1 taza de leche descremada o súper light
  • 1 cucharada de harina sin preparar
  • Una pizca de nuez moscada rallada
  • Sal y pimienta al gusto

Lo primero que debes hacer es agregar el harina a la leche en una ollita y deshacer hasta que no queden grumos. Cocínala a fuego lento, revolviendo siempre para que no se hagan grumos. A media cocción agrega la sal y prueba. Antes de cerrar el fuego agrega la nuez moscada. Sabrás que la salsa está lista cuando, mientras esté hirviendo, ésta se vea bien espesa.

Salsa al Pesto Light

  • 1/2 kg de espinaca
  • 1/2 atado de albahaca
  • Un chorrito de leche descremada
  • 100 gramos de queso fresco o blanco light
  • 5 nueces (de preferencia que sean castañas pues tienen menos calorías)
  • Sal y pimienta al gusto

Lava las hojas de la espinaca y ponlas en una olla. Una vez que dio el primer hervor, retíralas del fuego y ponlas a enfriar. En esa misma agua haz hervir las hojas de la albahaca y luego ponlas también a enfriar. Cuando la espinaca esté tibia (no queremos malograr la licuadora) licúala con un poco del agua en la que herviste las hojas (utiliza esta agua en cantidades necesarias). Agrega, de a pocos, la albahaca tibia y anda probando. Cuando esté bien licuado, agrega el queso fresco light, el chorrito de leche, la sal y la pimienta. Vacía la salsa en un recipiente y agrega las nueces picadas finamente.

Puedes acompañar tus spaghettis con un poco de queso parmesano; 5 gramos (una cucharadita al ras) de queso parmesano tienen aproximadamente 20 calorías.

Imágenes: Hola2Andreu

Tags Blogalaxia: Nutrición, Dietas, Salsas light, Salsa roja light, Salsa blanca light, Salsa al pesto light.

¿Te gustó? Ahora COMPARTELO en tus Redes Sociales

Artículos relacionados

Acerca del autor

Escrito por Malena Rivera

Me encanta escribir. Soy periodista y editora de contenido de Mujer Activa. Me muero por Hello Kitty, la moda, las carteras, los perfumes y los zapatos, y soy feliz cuando me toman fotos.

Visítanos en