Hígado Graso: Causas y tratamientos

Hoy en día, el poco tiempo que tenemos para alimentarnos bien a causa de todas las actividades diarias, nos remite a las comidas rápidas, como hamburguesas o papas fritas. Y es que el tiempo no alcanza, muchas veces, para sentarnos a la mesa a disfrutar de una comida saludable y balanceada. Sin embargo, todo ello nos ocasiona males como el hígado graso.

Hígado graso: un mal de nuestros tiempos

¿No te ha pasado?, vamos a constantes eventos sociales con familiares o amigos, comemos un antojito que te haya provocado, o somos víctimas de la terrible invasión publicitaria con que nos bombardean en la TV. Todo ello hace que consumamos alcohol en cantidades no moderadas. El consumo de alcohol es cada vez más fecuente y la edad en la que las personas comienzan a experimentar con alcohol es cada vez menor. Por ejemplo, en Argentina los jóvenes consumen alcohol desde los 14 años.

Son estos y muchos otros factores los que dañan el funcionamiento de nuestro organismo. Son miles las enfermedades que nos afectan en la actualidad y todo por los malos hábitos; enfermedades como los infartos, por el alto consumo de grasas, o la cirrosis, por la ingesta de alcohol no moderada, son algunas de ellas.

Los malos hábitos alimenticios son los que producen el hígado graso y el sobrepeso

Las enfermedades al hígado son muy comunes en la actualidad y no solo hablamos de la hepatitis viral, sino del hígado graso, sobre lo cual comentaremos un poco para liberar las dudas que nos asaltan cuando pensamos en este mal.

El hígado, el laboratorio del hombre

El hígado cumple funciones tan numerosas y esenciales que se le ha dado en llamar el “laboratorio del hombre”

El hígado cumple tantas funciones químicas esenciales para nuestro funcionamiento que se le ha dado en llamar el “laboratorio humano”. Sin él no podríamos subsistir. Este órgano se encarga de purificar la sangre, ayuda al cuerpo a utilizar los alimentos como nutrientes y a digerir las grasas por medio de la bilis, almacena vitaminas y minerales, entre otras funciones necesarias.

Cuando el hígado no funciona correctamente, se producen ciertos problemas, como el hígado graso. Este problema es causado por la mala alimentación, la obesidad, la diabetes, la desnutrición en proteínas y el elevado consumo de alcohol durante la vida.

Detecta si tienes el hígado graso

¿Cómo detecto si tengo hígado graso? Pues, las únicas maneras de detectarlo son mediante exámenes de sangre (para evaluar el nivel de transaminasas), ecografías (para determinar el brillo del hígado; mientras más brille, más enfermo está) y biopsias hepáticas. Este último punto es necesario para saber el grado de padecimiento en el que se encuentra el hígado.

Solo un examen médico podrá detectar anomalías en tu jígado, visita regularmente al doctor

¿Y hasta qué punto pude padecer mi hígado? El grado más severo al que puede derivar un hígado graso es a la cirrosis -o cáncer hepático-. Es por ello que deben hacerse biopsiaspara determinar en qué grado se encuentra el hígado graso; si existe fibrosis se deben realizar tratamientos más severos, ya que del hígado fibroso es de donde resulta la cirrosis en un mayor porcentaje.

Cómo curarse del hígado graso

¿Hay tratamientos para prevenir el hígado graso? Sí los hay, pero esto depende mucho de nuestra fuerza de voluntad y de la buena alimentación. Evitar el consumo excesivo de alcohol, el hambre, la falta de proteínas en nuestra dieta diaria y las grasas en demasía nos pueden ayudar a prevenir el tener un hígado graso.

Pero no solo eso, hacer deporte regularmente le hará un gran favor a tu hígado. Quemar las grasas, las toxinas, purifica la circulación de la sangre, nos hace sentir mejor y producimos más hormonas beneficiosas para la salud. Con el ejercicio también bajamos el colesterol malo y finalmente, combatimos el hígado graso.

Haz ejercicio, el movimiento vigoroso quema grasas, toxinas y mejora la circulación de la sangre beneficiando a nuestro hígado

¿Existen tratamientos para curar un hígado graso? Lamentablemente, no. El hígado graso no se cura, pero se puede tratar de “desacelerar” el proceso de la patología. No consumir alcohol, hacer ejercicios y tener una dieta balanceada son algunas de las recomendaciones. El consumo de Vitamina B7, también llamada Colina o Vitamina J, ayuda a que la grasa no se acumule ni se deposite en el hígado.

Imágenes: Bienestar180.com, Citrus, MaternidadyPsicologia, VivirSalud.

Tags Blogalaxia: Salud, Hígado graso, Cómo prevenir el hígado graso, Qué es el hígado graso, Vitamina B7, Cirrosis.

¿Te gustó? Ahora COMPARTELO en tus Redes Sociales

Artículos relacionados

Acerca del autor

Escrito por Malena Rivera

Me encanta escribir. Soy periodista y editora de contenido de Mujer Activa. Me muero por Hello Kitty, la moda, las carteras, los perfumes y los zapatos, y soy feliz cuando me toman fotos.

103 Comentarios Dejar un comentario ›

  • El hígado graso: información importante
    19 mayo 2013

    [...] Líneayforma.com [...]

  • Omnibetti
    11 octubre 2012

    Si sufres de Hígado graso, puedes consumir Ego Frutas y Omniplus; productos de Omnilife. Que van a limpiar tu hígado. No solo ayudan en casos de hígado graso, si no también en hepatitis, cirrosis, y mala digestión. Si necesitas ayuda comunícate a mi correo becababa_13@hotmail.com

Visítanos en