Tipos de grasas: Qué grasas son buenas y qué grasas son malas

Las grasas no son malas. Son una parte importante de nuestra alimentación, aportan energía y forman parte de las estructuras de todas las células del organismo. Protegen a los órganos internos, y son la base de la formación de algunas hormonas, como el estrógeno y testosterona. También son indispensables para transportar algunos nutrientes, como las vitaminas A, D, E, y K. Algo que muy pocos saben, es que las grasas transportan también los sabores de las comidas, por eso es que, generalmente, mientras más grasa tenga un plato, más sabroso lo sentiremos. Sin embargo, no todas las grasas tienen los mismos efectos en la salud, por lo que es importante saber diferenciarlas y conocer los distintos tipos que existen.

  • Grasas Saturadas

Se encuentran principalmente en alimentos de origen animal: carne de res, cerdo, pollo, leche y yema de huevo. Son sólidas a temperatura ambiente. Dentro de ellas se encuentra lo que se conoce como “colesterol malo” que se adhiere al interior de las arterias y las tapa, y además puede elevar los triglicéridos sanguíneos.

Esto tampoco significa que debemos eliminar estos alimentos de nuestra dieta, claro que no. El colesterol también cumple funciones importantes en nuestro organismo, lo que sí es malo es excederse en el consumo de estas grasas.

  • Grasas Monoinsaturadas y polinsaturadas

Son líquidas a temperatura ambiente y se encuentran principalmente en alimentos de origen vegetal (aceites de girasol, soya, oliva, maní, nueces, almendras, también en pescados y mariscos) Son beneficiosas porque estimulan la producción de “colesterol bueno” que ayuda a quitar el “colesterol malo” de la sangre.

Ahora bien, las buenas grasas mono y poliinsaturadas pueden perder sus propiedades saludables con el calor. Por más que usemos un excelente aceite de oliva en una fritura, el calor hará que éste se sature y se convierta en un peligro para la salud. Si además vemos salir ese “humito negro” en las frituras, estaremos creando sustancias cancerígenas para sazonar nuestra comida. Por ello, es mejor reducir el consumo de frituras lo máximo posible. Otras formas de cocción, como los guisos o a la plancha son más saludables, ya que minimizan estos efectos nocivos del calor en las grasas.

Estas grasas poliinsaturadas, originalmente buenas, también se pueden ver dañadas en algunos procesos industrializados, como cuando se fabrica margarina, manteca, productos de pastelería, queques, etc. Estos procesos las transforman en las peligrosas grasas trans.

Manteniendo una alimentación variada podemos tener la certeza de estar consumiendo las proporciones adecuadas de cada grasa, el problema viene si excedemos el consumo de comidas rápidas, frituras, postres con cremas o industrializados como los quequitos.

Fuente: Los Tipos de Grasas

Imágenes: Wreckamovie.com, Todaysseniorsnetwork.com

Tags Blogalaxia: .

¿Te gustó? Ahora COMPARTELO en tus Redes Sociales

Artículos relacionados

Acerca del autor

Escrito por Rocío Milagros Gálvez

Soy Nutricionista de profesión, me dedico a la investigación, a escribir un poco y a aprender todo lo que pueda! Siempre quise ser pintora, fotógrafa y cuidar de la salud de los demás :) Para mí, el momento perfecto es estar sentada frente al mar con un buen libro.

Un comentario Dejar un comentario ›

  • Los cacahuetes:¿malos para el hígado? | Método Nova Line
    12 julio 2012

    [...] Por ello, si te decides por comer maní para aprovechar su alto contenido de nutrientes, te recomendamos que lo hagas en su forma natural, sin sal ni ningún otro aditivo que pueda restarle su valor nutricional o agregarle las “grasas malas” para el cuerpo. [...]

Visítanos en