Cómo calmar el dolor muscular

El ejercicio y la actividad física son sinónimo de salud. Pero cuando somos novatos en las lides deportivas o retomamos nuestro “training” después de mucho tiempo podemos experimentar un efecto que en vez de hacernos sentir bien, produce la sensación contraria.

lineadolormUna de las molestias más comunes es el dolor muscular, que además de ocurrir en más de un músculo, también puede afectar a los ligamentos, tendones y tejidos blandos que unen a los músculos, huesos y órganos.

Como dijimos al inicio, este dolor tiene como causa principal la sobrecarga física y el no poder controlar bien el cuerpo. A su vez, esto produce que concentremos todo nuestro peso en una zona específica, que es la termina pagando las consecuencias del mal esfuerzo.

Una vez que ha bajado la inflamación, se debe poner una bolsa o compresas de agua caliente para que fluya mejor la sangre y los músculos no se contraigan.

Así mismo, otros causantes de que presentemos dolor muscular son el estrés, la gripe, diversas infecciones, la administración de algunos medicamentos y la cocaína, por mencionar solo algunos.

Ya que hace poco experimenté un gran dolor en los músculos cercanos a la pantorrilla -producto de mi primera y última experiencia jugando futsal femenino-, fui atendida por un traumatólogo y gracias a él sé que lo mejor para tratar molestias de esta naturaleza es suspender inmediatamente toda actividad física y colocar una bolsa de hielo sobre la parte afectada entre las primeras 24 y 72 horas de ocurrida la lesión.

Poco a poco habrá que ir reintegrándose a la actividad física, aunque empezando a un ritmo más suave y con masajes que estimulen la pronta recuperación de los tejidos musculares. Igualmente, hay que cambiar la la bolsa de hielo por una de agua caliente para que la circulación fluya más rápido.

De ser posible, debemos pedir consejo a un entrenador que nos indique ejercicios de estiramiento y tonificación para que el proceso sea más efectivo. Eso sí, se debe evitar las actividades de alto impacto -como los aerobics, etc.- para no ocasionar dolor nuevamente.

Si el dolor no disminuye en tres días, hay fiebre, hinchazón alrededor de la zona adolorida, dificultad para respirar y/o movilizarse, hay que consultar inmediatamente al médico especialista y mantenerse en constante reposo para no agravar la situación. Un dolor muscular es algo muy común y de rápido alivio, pero más vale prevenir que lamentar. En este caso, debemos tomar muchas infusiones y dormir para que pase la molestia sin que nos demos cuenta.

Fuente: Medline Plus

Imagen: Vanitatis

Tags Blogalaxia: Salud, Músculos, Dolores Musculares.

¿Te gustó? Ahora COMPARTELO en tus Redes Sociales

Artículos relacionados

Acerca del autor

Escrito por Vicky Sampi

Publicista de 1.54 mts. con aficiones periodísticas, gusto por la lectura, el vino, las caminatas y la buena compañía. Muy pronto aprendiz de cocina (nuevamente).

Visítanos en