Cómo adelgazar con dietas rápidas: métodos y riesgos

El verano se acerca ya a algunos países y las chicas vamos pensando en cómo hacer para rebajar esos kilos que ganamos durante el invierno.  Las más afanosas se lanzan desde ya con operación bikini, saliendo a correr, apuntándose al gimnasio o pedaleando en la bicicleta estática.

Pero no todas somos así, por ejemplo yo no soy de ir a gimnasios, y en pocas oportunidades he perseverado ejercitándome sola en casa o yendo al gym. Las veces que recuerdo que iba continuamente, fue cuando iba en grupo con un par de amigas, pero después de esa etapa, la flojera y el desánimo me ganaron, al punto que terminé abandonando el gimnasio en dos ocasiones.

Por este motivo, muchas amigas me sugirieron realizar dietas extremas bajas en calorías, también llamadas dietas rápidas, que les habían dado rápidos resultados. Entre ellas, figuran la dieta de los 13 días, la dieta de la manzana y la dieta líquida; en mi opinión, esta última es una de las más delicadas si no se tiene control nutricional.

Creo que ninguna de nosotras puede decir que al menos una vez en la vida ha hecho una de estas dietas, sobre todo cuando se tiene un evento importante, como tu fiesta de graduación, tu boda o, en un caso extremo, tu fiesta de 15, ¿o no chicas?

Dietas rápidas

Como su nombre lo indica, estas dietas se llaman así porque no requieren de esfuerzo físico para dar resultados visibles; la pérdida de peso es significativa, motivo por el que se han vuelto muy populares entre las chicas. Sin embargo, expertos en salud nutricional se muestran en contra de ellas debido a los altos riesgos en la salud que ocasionan. Pero, ¿cómo funcionan?

Las dietas rápidas se caracterizan por suspender un grupo de alimentos de nuestra dieta regular (lo que llamaríamos dietas bajas en calorías o hipocalóricas), obligando a nuestro cuerpo a consumir energía de nuestras reservas corporales, lo que obliga a nuestro cuerpo a quemar las reservas de grasa.

Estas son dietas libres de carbohidratos, en donde se consumen proteínas y grasas, pero ninguna fuente de hidratos de carbono (harinas); es decir que no se consumen vegetales, frutas, harinas y cereales.

Riesgos de las dietas rápidas

Sobre el tema de dietas rápidas, el médico y nutricionista costarricense, Mauricio Barahona de la Clínica Delga Clinic, nos explica que son dietas nutricionalmente desequilibradas, es decir, que van a ser deficientes en uno o varios nutrientes importantes. El doctor señala:

“Si se eliminan las carnes, lácteos, huevos y otras fuentes de proteínas de la dieta, van a bajar radicalmente de peso y lo verán en la balanza. Sin embargo, de esta pérdida, un porcentaje será de grasa corporal y otro similar de masa muscular, lo que significa que se está eliminando parte de sus músculos”.

Asimismo, el médico agrega que luego de hacer estas restricciones extremas, la persona no continúa con un régimen alimenticio adecuado o un cambio en el estilo de vida que le permita mantener su nuevo peso, sino que vuelve a su rutina de alimentación. Esto hace que recupere nuevamente el peso perdido y en ocasiones más de lo que tenía; el temido efecto rebote.

Otro de los problemas que causan este tipo de dietas son enfermedades al estómago por los largos periodos de ayuno forzado de ciertos alimentos. Las más comunes son la gastritis, el reflujo gastroesofágico, la colitis y el estreñimiento.

“También tienen un impacto negativo en la parte emocional, ya que producen perdida de peso rápido; sin embargo, al no cambiar los hábitos alimenticios hay una recuperación del peso perdido. Esto hace que la persona empiece a creer que ninguna dieta le funciona ocasionándole a su vez desánimo y haciendo que suba aún mucho más”, agrega el Dr. Barahona.

En todo caso, los nutricionistas recomiendan que estas no duren más de tres días; además, deben contener algunos alimentos básicos para cubrir las calorías necesarias. Un claro ejemplo de esto son suspender las harinas, pero no la ingesta de vegetales, que además de darnos la sensación de llenura, nos cubren la cantidad de energía que consumimos.

Por último, la falencia prolongada de algunos nutrientes básicos para el equilibrio de nuestro organismo puede provocar ciertas modificaciones en el metabolismo, dando resultados negativos para la salud, como la cetosis metabólica, ya que nuestro cuerpo utiliza como combustible energético las grasas.

Otros males son el estrés renal generado por el exceso de proteínas (en dietas proteicas); la descalcificación ósea, el decaimiento (por la mala alimentación); nauseas y mareos por la falta de los hidratos de carbono (primera fuente de energía); deshidratación, también ocasionada por la elevada cantidad proteica; riesgo cardiaco, entre otros males.

Métodos de dietas rápidas

Existe un sinfín de dietas que prometen rebajar dos kilos en tres días o 10 kilos en 10. Entre estas las más populares son:

  • Dietas Hipocalóricas 

Son las dietas más populares, ya que se centran en el control de las calorías a consumir con cada alimento. Se puede comer todos los alimentos, pero en raciones controladas, calculando las calorías necesarias para el día.

Estas son ideales para bajar de peso en forma controlada, pero al igual que las otras, no puede mantenerse por mucho tiempo, ya que ocasionaría desequilibrios importantes de proteínas y vitaminas. Para ser efectiva, debe ser monitoreada por un nutricionista y una vez rebajado el peso, programar una alimentación balanceada permanente.

  • Dietas Proteicas

La dieta se centra en alimentos ricos en proteínas y grasas, como carnes, huevos y mantequilla; y elimina cereales, pan, pastas, legumbres, cereales y hortalizas feculentas, como los frijoles y las lentejas, etc.

Esto ocasiona una serie de desequilibrios metabólicos y otras enfermedades debido a que el exceso de proteínas bloquea la absorción de otros nutrientes importantes para el equilibrio del organismo; si se realiza sin supervisión y en forma prolongada, es muy nociva para la salud, porque intoxica otros órganos.

  • Dietas de un solo alimento

Estas dietas carecen de nutrientes, vitaminas y proteínas esenciales para el equilibrio del organismo. Aunque efectivamente nos reduce esos kilos de más, estas suelen ocasionar desórdenes metabólicos, digestivos y psíquicos.

Además la ausencia de carbohidratos y proteínas, hacen que el cuerpo genere energía a partir de la masa muscular, lo que se representa en la balanza y en el decaimiento muscular. En todo caso, ninguna de estas dietas debe realizarse por más de tres días, ya que ello significa un fuerte debilitamiento de las defensas, y eso lo puedes notar en tu salud.

Yo recuerdo que una amiga se animó por la dieta de la manzana, que duraba cinco días. Ella la empezó con ánimo el primer día y para el segundo día, ya se veía cansada. Días después, ella misma me contó lo débil que se sentía hacia el cuarto día, al punto que tuvo que comer bien para estar mejor, recuperando lo que había bajado los días anteriores.

Creo que si queremos hacer una buena dieta rápida para una situación en especial, la mejor forma es buscando a un nutricionista que nos pueda ayudar a crear la dieta perfecta para nosotras y cambiando de hábitos alimenticios, de lo contrario, solo conseguiremos causarnos problemas de salud, muy graves. Recordemos que todos los organismos son diferentes, y lo que funciona para mí, no necesariamente funciona para ti.

Sé que me va a costar visitar al nutricionista y tal vez mucho más seguir el régimen que me indique, pero es la única forma sana y saludable de bajar de peso; en todo caso, practicar un deporte que me guste o me relaje es otra opción que voy a estudiar. Y tú, ¿te animas?

Referencias: Euroresidentes, SaludyBienestar, SaludyBienestar, ZonaDiet, BajardePeso, EnBuenasManos.

Imágenes: DeMujer, Livestrong, iDiva, DietasyTallasGrandes, SaludesBelleza, TechnoSpain, DietasaDomicilio, Recomendaciones, ProyectoAdelgazar.

Etiquetas : , , , , , , ,

¿Te gustó? Ahora COMPARTELO en tus Redes Sociales

Artículos relacionados

Acerca del autor

Escrito por Lidia Caparachin

Soy comunicadora social, apasionada del cine, el teatro y la música; me encanta viajar, los helados de fruta y las series policiales.

2 Comentarios Dejar un comentario ›

  • Claupp
    26 septiembre 2011

    Muy interesante tu nota y debo enfatizar en el final…la forma más efectiva y saludable de bajar esos kilitos de más es siendo asesorada por NUTRICIONISTA. Tal como tú lo has dicho, lo que funciona para algunas no necesariamente funcionará para otras, además de los problemas de salud que pueden adquirir por no consumir los nutrientes que su cuerpo necesita. Y recordar, que no hay régimen que sea completamente existoso si no va acompañado de ACTIVIDAD FÍSICA y de FUERZA DE VOLUNTAD. Saludos!

    • Alemope
      27 septiembre 2011

      Claupp. Gracias por tu comentario! Tienes mucha razón, la actividad física y la fuerza de voluntad son extremadamente importantes para la efectividad de una dieta.