Minerales para sentirnos mejor

La naturaleza nos brinda diversidad de elementos que podemos utilizar en beneficio de nuestra salud. Estos nutrientes repercuten de forma positiva en nuestro cuerpo, así que no debemos dudar en incluirlos en nuestra alimentación.

En ocasiones no nos sentimos con el ánimo necesario o con la fuerza que requerimos para afrontar el día a día, es entonces cuando debemos pensar en cómo reforzar nuestro organismo. Existen algunos elementos minerales que actúan positivamente en estas situaciones. Conozcamos algo más acerca de ellos:

  • Hierro

El cansancio y el agotamiento son síntomas de anemia. Las mujeres en edad fértil tienen mayor necesidad de aporte de hierro, debido a las pérdidas durante la menstruación, tal vez por ello la carencia de hierro es uno de los problemas que presenta en mayor proporción el segmento femenino. Si has empezado una dieta para adelgazar sin consultar a un especialista, las probabilidades de que tengas carencia de hierro aumentan.

En todo caso la mejor forma de consumir este mineral es en carnes y pescados. Los cereales y los vegetales de hoja verde también aportan hierro, pero debes tener en cuenta que es de origen vegetal y se absorbe menos. Para contrarrestar esto incluye en tu dieta alimentos ricos en vitamina C (como los cítricos), ya que aumentan la capacidad de tener este tipo de hierro.

  • Magnesio.

Una alimentación desequilibrada y situaciones como estrés, agotamiento, esfuerzo físico o intelectual intenso, etc., pueden provocar déficit de magnesio. Esto se manifiesta en síntomas como fatiga, irritabilidad, nerviosismo, ligeros trastornos del sueño, calambres musculares, etc.

Una alimentación rica en verduras y frutas, cereales integrales, legumbres y pescado te aporta el magnesio que necesitas. Una buena forma de garantizar la ingesta adecuada de este mineral es empezar el día con un vaso de leche con cacao y avellanas.

  • Cromo.

Se evidencia en ansiedad por comer dulces, lo que puede ser ocasionado por descensos de los niveles de glucosa en la sangre, manifestándose en aumento de peso y en la dificultad para perder kilos a pesar de llevar un régimen. Este descenso puede estar provocado por un déficit de cromo, un mineral que se encuentra de forma abundante en los mejillones, los dátiles, las peras o el tomate.

El cromo ayuda al organismo a equilibrar los niveles de glucosa, lo que hace que desparezca la ansiedad por los dulces y la necesidad de picar entre horas. Un zumo de tomate puede aportarte la cantidad de cromo que necesites al días, prepáralo añadiendo aceite, sal y unas hojitas de albahaca.

Fuente: Revista Clara marzo 2011.

Imágenes: IMujer, FemmeLy, DietasyVidaSana.

Etiquetas : , , , , ,

¿Te gustó? Ahora COMPARTELO en tus Redes Sociales

Artículos relacionados